BCE: es el Brexit y no los tipos lo que quita el sueño a la banca

El Banco Central Europeo (BCE) echa balones fuera. Puede que los tipos de interés afecten a la rentabilidad de la banca como sostienen los analistas, al organismo que preside Mario Draghi le preocupa el adiós del Reino Unido.

De acuerdo con el ejercicio de identificación y evaluación de riesgos con carácter anual que realiza del supervisor bancario, las “incertidumbres” geopolíticas son el principal riesgo de la banca en 2019 y el proceso de ruptura de Reino Unido de la Unión Europea es una de las sombras más oscuras.

Está previsto que el próximo martes, Reino Unido vote si acepta, o no, el acuerdo firmado por el gobierno de Theresa May y la Unión Europea sobre su divorcio. Si se rechaza, Reino Unido parece dispuesto a seguir adelante aunque el cómo es una incógnita.

A pesar de esta incertidumbre, cuando se les pregunta a los banqueros españoles, solo hablan de ‘tranquilidad’. Más allá de los efectos puntuales sobre algunos trabajadores expatriados, y de los efectos en los mercados y la economía, esperan mantener su operativa con normalidad; independientemente de que operen o no en el país.

Sin embargo, de los análisis del BCE se desprende una mayor preocupación. “Bancos y supervisores necesitan continuar con la preparación de planes de contingencia”, insiste, “teniendo en cuenta todos los escenarios”, recomienda. Aunque no ha trascendido ninguno de estos documentos, se presupone que todos están trabajando en ellos; incluído el gobierno español, que ha anunciado que trabaja en una guía, que podría incluso presentar este viernes.

El BCE enumera algunos de los riesgos a los que la banca, directamente, se enfrentará a corto plazo: “Los riesgos de transición, la continuidad del contrato, los riesgos de arbitraje regulatorio relacionados con las diferencias nacionales en la regulación o los riesgos de repercusión macroeconómica”, enumera.

Efectos sobre el negocio

Más allá del impacto inicial y a corto, el Brexit, además, podría conllevar efectos sobre el sistema financiero. El BCE previene de una posible pérdida de eficiencia, por la fragmentación que la ruptura del Reino Unido generará en el sector financiero.

Este objetivo, además, choca con los propios intereses de la institución, que está enfocando sus mensajes hacia la creación de entidades ‘fuertes’ (los campeones nacionales), para reducir riesgos e impulsar la rentabilidad -algo que la política de bajos tipos de interés complica notablemente.

how can we help you?

Contact us at the Consulting WP office nearest to you or submit a business inquiry online.

see our gallery